Historia del Lectorium Rosicrucianum

Los comienzos del Lectorium Rosicrucianum (LRC) datan de 1924 en Holanda con el trabajo de los líderes espirituales, Jan van Rijckenborgh y Catharose de Petri. En la actualidad el LRC se encuentra activo en 36 países.

La piedra angular del Lectorium Rosicrucianum fue colocada en 1924. Ese año, los hermanos Zwier Willem Leene (1892-1938) y Jan Leene (1896-1968) ingresaron en “Het Genoootschap Rozekruisers”, organización holandesa de la Fraternidad Rosacruz (Oceanside, California, USA) fundada por Max Heindel en 1909. Poco después los hermanos ocupaban un lugar prominente en Het Genootschap Rozekruisers cuya dirección les fue confiada en 1929.

En 1930 la señora Henriette Stok-Huizer (1902-1990) se unió a los hermanos Leene. Juntos comenzaron una intensa búsqueda espiritual que en 1935 les llevó a tomar la decisión de formar su propio grupo independiente de la Fraternidad Rosacruz para proseguir su camino espiritual.

Nueva publicación de los manifiestos de los Rosacruces clásicos

En 1935 los hermanos Leene junto a Cor Damme viajaron a Londres, visitaron la Biblioteca Británica y descubrieron los olvidados Manifiestos de los Rosacruces clásicos del siglo XVII. Tradujeron los manuscritos con sumo cuidado y los publicaron en holandés en 1936 con el título “El Libro M” y, de este modo, pusieron estos tesoros espirituales de nuevo a disposición del gran público en el siglo XX. Algunos años después, volvieron a publicarse nuevas ediciones de estos manifiestos clásicos incluyendo los comentarios espirituales completos los cuales están ahora disponibles en muchos idiomas.

Después de la muerte de Z.W.Leene en 1938, Jan Leene y H.J. Stok-Huizer continuaron con el trabajo y bajo los seudónimos de Jan van Rijckenborgh y Catharose de Petri publicaron muchos libros y en el transcurso de decenios construyeron una escuela espiritual internacional.

Durante la Segunda Guerra Mundial fueron perseguidos por las fuerzas de ocupación y el movimiento prohibido en Holanda. Tuvieron que renunciar a las actividades públicas y trabajar temporalmente en la clandestinidad. Al término de la guerra, la comunidad adoptó el nombre de “Lectorium Rosicrucianum”.

La herencia de los Cátaros

En 1946, Jan van Rijckenborgh y Catharose de Petri viajaron a la ciudad de Albi, uno de los lugares más importantes de los Cátaros en el Sur de Francia. Allí contactaron con la herencia espiritual de la antigua Fraternidad de los Cátaros que unos 700 años antes había existido y propagado su enseñanza por todo el Sur de Francia. Como consecuencia de sus experiencias espirituales durante ese viaje y su posterior encuentro en 1954 con el “último cátaro” Sr. Antonin Gadal, surgió una nueva afirmación de la antigua Triple Alianza de la Luz: el triángulo Cátaros, Grial y Rosacruces.

El Lectorium Rosicrucianum como escuela espiritual gnóstica

Durante ese periodo, los líderes espirituales establecieron un gran impulso espiritual que sobrepasaba la visión anterior.

Se dio prioridad a la enseñanza gnóstica de la transfiguración, la cual está basada en una comprensión del hombre como entidad multidimensional con una chispa de espíritu inmortal, germen de un nuevo microcosmos (mundo en miniatura). El destino del hombre como microcosmos es el camino de regreso al orden natural divino original por el que se sobrepasa el mundo mortal y las limitaciones del actual estado de conciencia limitado por el espacio y el tiempo. El hombre como ser mortal obtiene durante este proceso visión espiritual sobre las causas de la muerte en esta naturaleza. También adquiere mayor conciencia de sí mismo pues experimenta la tensión entre la naturaleza transitoria y la fuerza creadora original.

Por ello, el Lectorium Rosicrucianum es una “Escuela Espiritual Gnóstica”, siendo gnosis un término griego que significa “conocimiento”. El conocimiento divino es revelado por la chispa de espíritu inmortal del hombre, la “Rosa”, tan pronto como emprende el camino de la resurrección del alma.

Desde 1946 hasta nuestros días, el impulso gnóstico ha sido difundido por todo el mundo como parte del poder espiritual de la nueva era de Acuario. Con este propósito se han establecido en muchos países centros de conferencias y centros locales para los alumnos de la Rosacruz y público interesado.

Todos los artículos sobre la Escuela Internacional de la Rosacruz Áurea

CAPTCHA
This question is for testing whether or not you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.
Image CAPTCHA
Enter the characters shown in the image.