Niños y jóvenes en el Lectorium Rosicrucianum

Todos nacemos en este mundo con un propósito interno. El objetivo del Trabajo para los Jóvenes que están afiliados al Lectorium Rosicrucianum (LRC) es mantener el corazón de los niños abierto para dicho propósito, de manera que un día puedan reconocerlo y, como adultos, escoger su propio estilo de vida con independencia y auto responsabilidad personal.

A los eventos del Trabajo de la Juventud en el Lectorium Rosicrucianum asisten principalmente niños y jóvenes cuyos padres son miembros o alumnos del LRC. La participación es voluntaria.

Actividades para niños y jóvenes

El trabajo de la Juventud no consiste solamente en encuentros contemplativos (servicios para jóvenes) en los templos del LRC, sino que también hay música, juegos y actividades lúdicas apropiadas para todos los grupos. Durante las vacaciones estivales, los niños y jóvenes pueden asistir a campamentos internacionales de verano.

Todas estas actividades ayudan a mantener el corazón de los niños sensible y abierto al propósito de su vida, de modo que puedan tomar decisiones independientes y responsables cuando alcancen la mayoría de edad. El Trabajo de la Juventud se extiende hasta los 18 ó 19 años de edad. El joven decide entonces si desea o no y en qué medida quiere seguir unido al LRC. La absoluta libertad de cada joven, a este respecto, es considera como lo más valioso.

Las actividades del Trabajo de la Juventud son realizadas voluntariamente por alumnos del Lectorium Rosicrucianum. Los monitores se ocupan de niños y jóvenes poniendo especial énfasis en el significado del propósito interno de la vida a la luz de la sabiduría universal. Los instruyen de forma adecuada según la edad, aportando elementos esenciales que enriquecen y sirven de apoyo al desarrollo del menor.

El propósito del Trabajo de la Juventud

Para un Rosacruz, el objetivo interno de la vida requiere la comprensión de la dualidad del ser humano. La manifestación material del hombre es mortal y está sujeta a las leyes del mundo material que conocemos, con su dualidad del bien y del mal, amor y odio, guerra y paz; pero, al mismo tiempo, lleva en su corazón la semilla de un ser eterno.

Esta semilla puede florecer como un alma nueva inmortal, la “Rosa” de los Rosacruces, que se comunica con la conciencia del hombre de un modo muy especial y actúa como una brújula interior. El propósito de la vida humana es permitir el florecimiento de esta rosa, de modo que el hombre pueda experimentar de nuevo, en sí mismo, el verdadero espíritu de Dios, el cual le conduce a un estado de vida completamente renovado y al camino de regreso al “paraíso perdido” de la humanidad, la morada del alma-espíritu.

La voz de la rosa es muy sutil y los niños son muy sensibles a sus efectos. Esta voz la oyen de forma espontánea mediante impresiones de amor, como una llamada silenciosa de la conciencia y como un deseo de realización interior.

El símbolo del Trabajo de la Juventud del LRC

Este concepto es represando por el símbolo del Trabajo de la Juventud del LRC. En él puede verse un corazón con una pequeña flor en su centro, rodeada por una estrella de cinco puntas. Esto significa que el propósito del hombre está escondido en el corazón como un pequeño capullo de rosa latente que puede crecer y desarrollarse hasta devenir una hermosa flor divina. La estrella de cinco puntas, el pentagrama, es el símbolo del hombre perfecto cuya vida es guiada por el alma y el espíritu.

Todos los artículos sobre la Escuela Internacional de la Rosacruz Áurea

CAPTCHA
This question is for testing whether or not you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.
Image CAPTCHA
Enter the characters shown in the image.